Dejame contarte mas en las lesbianas resistimos, escribimos, existimos

Dejame contarte mas en las lesbianas resistimos, escribimos, existimos

“Creer en las terminos, en el pulsar que las empuja inclusive la pronunciacion, que lo que dicen seri­a cierto, de alguna manera. Confiar en lo que se ve, en lo que el cuerpo recibe, agradecido, y que la sudoracii?n permite mas que sal piel adentro. Primeramente que la religion, el apego es materia sobre fe”. (Maki Corbalan)

Quiero que Durante la reciente parte sobre la nota sea la dedicatoria. Esta nota es Con El Fin De todes, aunque, especialmente, de mis amigas lesbianas, de Dani desplazandolo hacia el pelo de todas las lesbianas practicantes desplazandolo hacia el pelo deseantes con las que fuimos asi­ como seremos, por su valentia. Deseo festejar sus existencias, todos desplazandolo hacia el pelo cada individuo de nuestros encuentros, realizar la alegria sobre nuestros cuerpos que han podido ser juntos.

A veces, pienso que la poesia seri­a Con El Fin De la literatura lo que las lesbianas somos de el resto de la mundo heteropatrialcal, un punto en donde, latentemente, puede implosionar tanto la encanto igual que el horror. Lo siento asi­ como lo pienso igual que poeta lesbiana o igual que lesbiana que seri­a poeta o igual que poeta que seri­a lesbiana, que puede parecer lo mismo, pero, muchas veces, no lo seri­a.

Belleza desplazandolo hacia el pelo horror.

(…) a esta hora las autos debido a no pasan la noche se ha fundido al pulso en las munecas te has sentado a mi aspecto en el vientre sobre la victima un rifle erguido se ha reflejado acaricias la cabecera sobre mi bestia mientras atas tus fieras a la reja sobre mi corazon la casa vibra en el agua, el agua vibra en el vaso en el novio puede verse el nudo de nuestras piernas trenzadas a un mismo tronco la balsa tiene una fisura y ha entrado el mar me muevo dentro tuyo asi­ como veo un barco que se hunde (…)

Sobre Laura Garcia del Castano, trozo del poema “invocacion”, inedito. Cordoba, Argentina.

La belleza de nuestros cuerpos tocandose, rozandose, sobre modelos bocas besandose, de nuestras lenguas recorriendo las zonas sobre nuestra historia. Y no ha transpirado el horror de algunos que leen estas palabras y desean apartar la vista desplazandolo hacia el pelo dicen y no ha transpirado gritan desplazandolo hacia el pelo exclaman a viva voz ??que ??como

La encanto de alcanzar pedirle

(…) tira la ropa, veni. En amasijo nuestras remeras esa ropa que no sea mas la tuya ni la mia. De este modo, que nunca efectue carencia regresar a la novia.

Sobre Veronica Yattah, fragmento sobre “Hecha jirones, montana” en “Piedra grande falto labrar”, 2018, ed. zindo desplazandolo hacia el pelo gafuri ediciones, Bs. As., Argentina.

El horror de que, el igual conmemoracion que se cumplia internacionalmente aniversario sobre una de las revueltas que empezo a visibilizar los derechos humanos de estas personas LGTTTBIQ en el universo, la revuelta de Stonewall, ese tiempo jornada, 50 anos de vida luego, condenaran, en Argentina, a un anualidad de prision, a una lesbiana Marian Gomez por besar a su esposa en un lugar publico asi­ como por resistirse a la furor policial. Da la impresion una metafora, no? Pero nunca, resulta una evidencia, hablando en sus propios terminos, de el horror.

La atractivo y el horror conviven en nuestros cuerpos y no ha transpirado en la leyenda. En los cuerpos que llevamos a la calle con los que caminamos, comemos, deseamos. Dichos cuerpos, condenados desplazandolo hacia el pelo marginados, son los mismos cuerpos deseados, por diferentes mujeres, por diferentes lesbianas, por otres en les que despertamos, en las mismas medidas, la emocion desplazandolo hacia el pelo furia.

Todos estos mismos cuerpos que se revuelcan asi­ como se abrazan en la cama king size, en un auto, en un ascensor, en un cuarto, son los mismos cuerpos que son golpeados asi­ como apunalados por la furor sobre las xadres, por el desamparo de el frio sobre un fri­o invernal con escaso cobijo, por el dolor de la marcha sobre un Estado que nos proteja o, lo que seri­a mas, por la indiferencia de la incomprension.

A que le tenes panico?, se pregunta la poeta,

a que tenia miedo a que no seamos pense. (y alla posteriormente). Nos reimos mirando mas alla de el rio, 2 reinas desnudas en el ventanal.

De Maia Morosano, fragmento de “4” en “Con el amor no alcanza”, 2018, ed. Baltazara, Rosario, Argentina

Atractivo y no ha transpirado horror como un binomio que colisiona y no ha transpirado que nos saca sobre lo invisible, pero sea un ratito, en estas terminos, y no ha transpirado que nos devuelve a una certeza, que lejos esta de abrazarnos asi­ como de tocarnos igual que nosotres sabemos efectuarlo.

Delicadeza asi­ como condena. Horror desplazandolo hacia el pelo espectacularidad poniendo en escena un inconveniente que va bastante mas alla sobre nosotres, o preferiblemente proverbio, que viene hacia nosotres desplazandolo hacia el pelo nos impacta y no ha transpirado nos lastima, un inconveniente de nuestra comunidad argentina que estamos denunciando como lesbodio.

La colectividad que, con esos gestos del horror, nos esta diciendo al completo bien con su delicadeza, pero ??cuidado. porque, en la calle, nosotros te podri­amos hacer ver el horror.

Porque la delicadeza puede indicar para nosotres el sena de convidar un mate, una cerveza y no ha transpirado que te mire y que, en ese instante, se cree la participacion que hace en tu frente descender la musica sobre la fiesta desplazandolo hacia el pelo concentrarte unicamente en como va moviendo la boca, para hablar de una cosa, desplazandolo hacia el pelo reir. Igual que Alejandra que dispone de sobre escenografia una fiesta

imaginate 2 que hablan una no entiende bastante igual que podri­a ser la otra la mira le dice cualquier cosa se rie y no ha transpirado le convida cerveza

sabias que En Caso De Que pones la nariz en el hueco sobre la latita dispone de olor a la noche? Esa fragancia sobre las pajonales ese perfume de las historias sobre cosas que pasan cuando las demonios bebemos de chicas que se gustan que se tiran a la pileta (…)

De Alejandra Benz, fragmento de “Veremos” en “La antiguedad de Eva”, ed. Ivan Rosado, Rosario, Argentina.

Y no ha transpirado esa misma encanto inspira en otres el horror. Y no ha transpirado habilita a que te intercepten en un boliche, por bailar, juntes pegades y no ha transpirado que un patovica en la urbe sobre Salta te aparte, con las manos pesadas, desplazandolo hacia el pelo te diga “aca no se pueden efectuar esas cosas” y no ha transpirado vos gires la cabeza para todo el mundo lados y todes estan practicando “esas cosas”, unicamente que el resto es heterosexual, y que te saquen del boliche asi­ como que te tengas que ir, porque todavia nunca existia, alla por la Argentina del 2000, un forma sobre decirle en voz superior ?no! a esa crueldad heteropatriarcal.

Parece que en la actualidad, casi 19 anos luego, tampoco esta tan clara ni tan visible esa alternativa. Quienes en la actualidad pueden resistirse a la salvajismo? Quienes son los cuerpos que deben hoy ese privilegio? Quienes podri­an publicar su misma encanto y no ha transpirado no ser condenades por la mirada de horror de algunos que le reciben? Quienes pueden habitar su esplendor asi­ como contarlo asi­ como desparramarlo por alla falto que la policia te censure, sin que la red social te censure, falto que tu jefa/jefe te censure, falto que una observacion en la avenida te censure?

Las lesbianas existimos, porque hemos construido una medio que nos permite, por ejemplo, asomarnos a la calle, con las hexis, con nuestras amantes, con modelos maneras.

Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato.